fbpx

El tiempo pasa…

Uff, como pasa el tiempo, siguen los minutos y segundos, que se convierten en días y semanas, meses y años…

No sabría como empezar, se que al escribir estas líneas, haré sentir mal a mas de una persona, que no es mi deseo, pero mis ganas por gritar, ya son imparables, este blog, es mi espacio para escribir y gritar, para decir lo que quiero decir, si lo lees, lo siento por lo que leerás, es tu decisión hacerlo, más esto no es por ti, es por mi, y lo que siento, no me puedo engañar más, no puedo amar, es inexplicable lo que siento, es un retroceso de meses de trabajo personal, pero estás tan dentro de mi, que es difícil erradicarte de mis pensamientos, hay cosas que uno puedo controlar, como dejar de beber, de fumar, de comer algo, pero, dejar de pensar en ti, me ha sido imposible.

Tendré que necesitar más de una terapia psicológica, drogas para olvidarte, para dejar de pensar en ti, en lo que hacíamos juntos, de lo que dejamos de hacer.

Justamente, hurgando en mis archivos me encontré este video, ya tiene tiempo, te lo dedique a ti, en uno de tantos viajes de este Viajabundo®, lo recuerdo bien, fue Chiapas, en San Cristobal de las Casas, en el mercado.

 

Se que lo nuestro está terminado, que no será posible volver, que ya tienes otros brazos, otros labios que te besan, otra voz que te susurra al oido, yo, aquí sigo pensando en quién ya no debería dedicar un solo segundo de mi existencia, ni palabras, ni suspiros, pero mi alma es atormentada día con día.

Voy un intento más para olvidarte, me drogaré hasta despertar sin seguir pensando en ti, intentaré hacer un “reset” a mi mente y solo recordar que un día fuiste y aquí estuviste.

Vaya, si que he durado sin escribir, he trabajado mucho en mi, pero esa parte en mi mente, ahora me estorba.

Necesitaré una terapia de tanatología, imaginar que estás en otro universo, en otro plano terrenal, que fuiste en otra existencia.

Siempre fuiste algo importante, aunque jamás lo notaste, tuviste todo, te di todo mi espacio y mi tiempo, y más que eso, ahora no se si todo fue no solo una pérdida emocional.

Hace unos meses charlamos por varias horas, un instante sentí como te excitabas, te masturbabas, que demencia la mía, que lealtad la tuya.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: