La mirada inoportuna


No sé qué escribir, no sé qué decir, pero tengo en mis entrañas, sentimientos que no sé cómo expresar, si, me he enamorado de nuevo, pero ahora sí estoy perdido, estoy tan perdido que no sé cómo continuar.

Si, una mirada inoportuna me ha cautivado, desde ese mismo momento que la vi, la mire, inoportunamente, pues sé que me enamore de una mujer que es difícil conquistar, pero lo difícil es más hermoso, un amor fácil, lo encuentras en una noche, en una tarde, en una mañana, en una plática de chat. Ese ha sido mi mayor error, fue mi último error. Un amor fácil, como el dinero fácil, así como llega, así se va.

No te enamores de alguien que en la primera cita, puedes tenerla en tus brazos, que la primera noche amanece en tu cama, no es un amor que perdure, será un amor que te dolerá, te lastimará, te maltratará, se reirá de ti, y te dejará sin nada.

Esa es mi historia personal, ahora me encuentro ante una mujer que no será fácil enamorar, pues es una mujer íntegra, inteligente, amante de su trabajo, dedicada, inteligente, con proyectos grandes, que no necesita de un hombre, tiene todo para ser ella, pero ha sido lastimada, por amores fáciles, si, tenemos el mismo dolor, la traición,  nuestro común denominador, y así, el amor, la conquista y el demostrar, que no eres igual, será mi mayor reto.

Tal vez, debería de ser igual, así, ser difícil, pero me gustan las mujeres que saben conquistar la vida, que saben trabajar y triunfar, esas mujeres que no se dominan, pues saben quienes son.

¿Cómo conquistar una mujer así? Siendo reales, transparentes, sin demostrar dinero ni riquezas, ser sinceros, atentos, sin presiones, sin medias tintas, ser leales y con la seguridad de ser uno mismo.

Amar, es la palabra más fácil de decir, pero es la palabra más difícil de conservar. Si dices te amo, debe ser verdadero, amar, debe ser lealtad.

Si, eso es lo que te falto, saber conservar tu palabra, si dices “estaré para ti por siempre, hasta la muerte” debe ser tu palabra, si lo dices para tener beneficios, entonces te conviertes en, si en esa palabra que no diré, un amor así, lo encuentras en una esquina, es amor comprado.

Pagar por amor, es placer momentáneo, es un placer efímero y fugaz, es sólo el derroche de pasión y sexo, que cuando la plata se agote, el amor desaparece como por arte de magia, mentiste una y mil veces, prometiste matrimonio, y faltaste a tu palabra, prometiste eternidad, y faltaste a tu palabra, prometiste lealtad, y la rompiste, traicionaste la confianza. Pero tú, eres la víctima y yo el victimario.

Estoy consciente de lo que hice, la rabia me inundó, me corrompió el alma por una traición, me convertí en una bestia maldita, lograste sacar lo peor de mi, tenía que darte la razón de ser mi víctima, para que tu mentira fuera verdadera, lo lograste con toda la intención. A todos les dijiste que soy el peor ser humano, y lograste que lo fuera, pero eso, me demostró otro camino, buscar mi paz interior y regresar a mi.

No te perdí al haberse ido, gane, gane la libertad de poder encontrar el amor verdadero, ese que no miente, ese amor que se mete en tus pensamientos, en tu alma, en tus entrañas, en tus sueños oníricos, ese amor que tatúa el corazón, ese amor leal, verdadero, me hiciste un gran favor. ¿Cuántas veces has sido la víctima? Perdí la cuenta.

Un día, encontrarás el mismo amor que prometiste, ese día, me recordaras con dolor, pues jamás encontrarás a alguien que te ame como te ame. Eras mi luz, mis sueños, mis pasiones, mis recuerdos, eras todo para mí, y lo perdiste todo por dinero, si, cuando el dinero se acabó, lo recuerdo como si fuera ayer, “no tienes dinero”, cuando solo te pedí me apoyaras, no tengo anotado los cientos de veces que te apoye, pues eso no se anota ni se cuenta.

Vives una vida sin amor, sin amor a ti misma, vives una vida falsa, de falsa diversión, de falso amor a los demás, tu no buscas amor, buscas benefactores.

Engañas, manipulas, mientes, todos te han hecho daño, es tu mejor defensa, pero te miras al espejo, y sólo ves tú misma traición, te traicionas a ti misma, regresaste a mi vida, para acabar con ella, pero, jamás me rindo, sólo fue una caída, una muy grande que me enseñó, me dio una gran lección, no confiar en el amor fácil, en el amor fatuo, tu vida es una parafernalia. Y logre salir de nuevo, sin tu ayuda, los que mostraron lealtad, siguen conmigo, ahora soy más fuerte.

Gracias por eso, aprendí la lección y me hiciste una mejor persona, mientras tú, te vas botando en el escusado, como un desecho.

Decía mi abuela, una mierda, aunque parezca chocolate, nunca dejará de ser mierda, si te acercas a ella, saldrás embarrado y tu vida será apestosa.

No perdí, gane. Ahora buscare el amor difícil de conquistar, difícil de tener, y es el que más perdurará, hasta por una eternidad.

No sé si eso será mañana, en una semana, un mes o años, pero se que llegará, con las lecciones aprendidas, seré más cuidadoso de no estar con cualquiera, se cuánto valgo, y ahora sabré valorar a quien encuentre para amar por la eternidad, ahora me enseñaste a saber lo que vale, y lo que apesta.

Jamás había estado más cuerdo que hoy, aunque dijiste mil veces que yo estaba loco, si, enloquecí por ti, pero regrese. Me convertí en el mago, en el loco, si, esos de las cartas del Tarot.

Bendeciría tu vida, pero un día me dijiste que guardara mis bendiciones, gracias, tu misma bendeciste mi vida. Me hiciste triunfar de nuevo.

Tu comentario es importante y me ayuda a seguir adelante, te agradecería pongas un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: