Mi experiencia con la Ayahuasca

Es un tema que a muchos les parecerá que es una locura, pero la ayahuasca, es una medicina que te ayuda en muchos problemas, es además de todo, si encuentras un buen lugar, es un guía, una maestra. Dicen de la Ayahuasca (les dejo un enlace externo con algo de información adicional) que es Maestra porque enseña, Doctora porque cura y Madre porque es dura y te cuida.

Yo se de la ayahuasca desde hace varios años, unos 8 aproximadamente, y siempre tuve la espina de usar la ayahuasca. Hace unos meses, me metí en varios problemas personales, de diferentes tipos y debido a unas situaciones que la verdad, no quiero hoy recordar, todo por amar erróneamente a la persona equivocada.

Pues después de varios meses de trabajar internamente, con meditación, con limpieza espiritual, y una serie de otras cosas más, me sentía listo para ir, acabo de regresar de Perú, más que aún no tenía nada, ni un sólo lugar a donde ir, pero sabía que encontraría el lugar, que habría una fuerza superior me guiaría a ese camino, y si no, no pasaría nada, habría otra ocasión.

Lamentablemente, antes de salir de México, me dio parálisis facial, algo que me empezó a complicar mi vida, pero soy muy optimista, y sólo es una prueba más. No me rendiré por nada.

Desde que inicié mi viaje, cuando llegué a Lima, todo fue bien, el trato en el avión fue excelente. Cuando llegue a Paracas, fuí a un Hostal que lo atiende una pareja, se llevan 24 años y tienen 16 años de casados y el encuentro con ellos, me trajo recuerdos. No lo lamento que esa relación que yo tenía no siguiera, lamento lo que sucedió, estar con alguien que se preocupaba más por el ingreso, que por el bienestar, así que estoy mejor ahora, y más ahora que viví esa experiencia en Cuzco (Cusco, creo que de las dos formas está bien escrito.)

Estuve visitando varios lugares, inicié mi viaje en Paracas, luego descansé un día, al día siguiente me fuí a Huacachina, por el camino fui encontrando personas que me alentaban, se preocupaban por mí, más que no me conocían, eso me hizo sentir bien, aún hoy se preocupan por mi, me siguen preguntando como estoy.

Ese mismo día de Huacachina, partí a Nazca, para ver las líneas de Nazca, ahí conocí a uno de Alemania, con el que compartimos el vuelo en las Líneas, nos hicimos amigos, ya hasta me invitó a su país, espero el año siguiente ir a Europa y visitar Alemania. Seguro que sí lo haré ese viaje.

Antes de partir a Cusco, le llamé a mi amiga Vanessa que tengo ahí, le comenté que me sería complicado visitar Machu Picchu por mi problema, así mismo ir a Vinicunca (la montaña de 7 colores) y Ausangate. Ya por la noche, partí a Cusco, un viaje largo de 15 hrs en autobús. Durante el trayecto de toda la noche, fue complicado, recuerdo que un tramo sentía como se me iba el oxígeno, cuando miro mi reloj, que tiene altímetro, me dí cuenta que estábamos a más de 4,400 MSNM, además de un intenso frío. Ya para eso de las 8 0 9 de la mañana, llegamos a Cusco, ya estando ahí, conocía un mexicano, que veníamos en el mismo autobús, pues nos juntamos para continuar, yo tenía aún la idea de hacer ese viaje a Machu Picchu, pero por haberle dicho a Vanessa que me sería difícil, me canceló el viaje, no me molesté, pensé que el destino me estaba diciendo que algo tenía que hacer.

Tuve un pequeño incidente, perdí una de mis cámaras, eso me complicó el día, ya que estuvimos paseando entre la policía y buscando al taxista que se llevó mi cámara, estuvimos en las cámaras de vigilancia, un buen taxista me estuvo apoyando, el Señor Willy,  lo encontramos al taxista, pero se hizo el occiso que no sabía nada. En fin, no me sentí mal, tal vez mi cámara me estaba trayendo problemas de malas vibras, antes de salir de México, mi otra cámara empezó a fallar, así que ví la forma de obtener otra. No me quedé sin cámara para mi viaje.

Al día siguiente, quise re-organizar mi viaje, pero en una de esas caminatas, encontré el lugar para la ayahuasca, pero por la mañana, mi amiga Vanessa y su esposo, con mucho cariño y paciencia me llevaron con una Chamana, yo a ella la conocí en un viaje anterior, y su madre me ayudó bastante, me hizo ver la realidad de mi vida, me apoyo mucho.

Fuimos a un pueblo cercano a Cusco, llamado Huasao, es un lugar como Catemaco en México. Vi a la señora Dionisia, unas semanas antes, buscando información de Huasao, la ví a ella en una entrevista, curiosamente, la conocí sin tener la intención de ir conocerla. La forma de quererme ayudar, que ya me lo había dicho el Taxista, es con Ortiga, uff, eso fue terrible, me dió una tremenda urticaria que me dejó sin poder hacer más en ese día. Bueno, una experiencia más, después de un baño que me hicieron con no sé qué cosa, luego me talló todo el cuerpo con esa planta, y me la restregaba en la cara. Era un tremendo dolor, lo hacía con una fuerza increíble. pero bueno, de algo me sirvió.

Ese día en la tarde, visité la oficina de CAISAE, donde está un centro chamánico, ahí, a parte de la lectura de coca de la otra mujer, que por cierto, me dijo cosas que me dejaron con la boca abierta, pues en la noche de ese mismo día, le platiqué mi experiencia a Johana (una señora de Israel), que es la dueña de ese centro, junto con su esposo que él es de Cusco, y me hicieron otra lectura de Coca, bueno, me dejan sorprendidos con tanta exactitud, ya me leyó mi vida, me dijo cuales eran mis problemas, me dió unos buenos consejos, y contraté el servicio para la ayahuasca, un poco costoso, fueron 550 dlls, pero no me arrepiento de haber pagado eso, cada Dll pagado, valió la pena.

Ya el día jueves, me fui a prepararme para la ayahuasca, ya, de hecho, una semana antes de irme, me estuve preparando con la dieta, una dieta libre de carnes rojas, libre de sexo, libre de grasas y cítricos. La desintoxicación consistía en beber agua de volcán, su sabor es muy salado, que me hizo tener unas diarreas impresionantes, hasta que saliera agua. Así lo hice y no tuve que beber 8 vasos, sólo llegué a 5.

Ese día, fue mi última cena, al día siguiente, el viernes, partimos al templo, al lugar del retiro. Todo el día sin probar alimentos, tanto el viernes como el sábado.

Mi primer noche con la Ayahuasca.

img_8880

Como a las 6 de la tarde del viernes 9 de diciembre del 2016, nos fuimos al templo, un salón que se había adaptado como un templo, donde sería la ceremonia de la Ayahuasca, todo en el mismo lugar, es como un hotel que nunca funcionó, varias habitaciones, y una sala amplia que usan de templo (así le llaman).

En ese lugar, conocí una pareja de Argentinos, que nos hicimos grandes amigos después de nuestra experiencia, Matías y Bony. Son realmente muy buenas personas.

Antes de la preparación para la gran noche, Paty, la que nos asistió, una gran chica, ella es guía, y le gusta eso de lo místico, aunque tiene ciertos miedos a eso, pero le gusta. Nos pusimos a realizar la meditación, para poder iniciar con esa paz que se requiere, esa preparación previa para poder tener a la planta sagrada dentro de nosotros.

Bien, pues empezamos con la toma, la Ayahuasca es de color negro, con un sabor a vino amargo, no se como describir el sabor. En mi caso, no se porqué no vomité la ayahuasca en los primeros 30 minutos, no se si eso me afecto más o era una condición de mi organismo, recuerdo que pasaron más de 2 hrs y 3o minutos, fue cuando el Chamán me dijo que debería de vomitar, que era demasiado tiempo, que bebiera mucha agua, así lo hice, y después empecé a vomitar, antes de eso, me sentía como poseído por algo, al vomitar, mis visiones se intensificaron de una forma sorprendente.

Mis primeras visiones, era ver inscripciones Mayas, Incas y Aztecas, pero llenas de colores, entre ellos colores verdes, azules, blancos, rojos, morados, llenos de líneas que corrían de un lado a otro, así como ver rostros de los mayas, es como haberme transportado a la época precolombina, como ser un dibujante de líneas.

Antes de vomitar, ví primero a mis compañeros, cuando Paty, la asistente golpeaba con una pluma de Halcón a la Constanza, la veía con un cabello rojo, muy largo, su cara era tenebrosa, sus ojos se veían negros profundos, su rostro extremadamente blanco, todo era obscuro, pero la luz de la pequeña lámpara que ella usaba, hacía ver algo como del inframundo, luego fué Matías, al verle el rostro, me pareció como un rostro de un español de la época precolombina, no se por que ví esas imágenes, se supone que ves lo que tu eres, pero al ver esas imágenes me producían una terrible confusión.

También recuerdo el rostro de Paty, cuando me miró de cerca, se veía como una Guerrera Inca, su rostro era hermoso, con una fuerza que te daba energía para seguir adelante, de no dejarte vencer, en todo momento, Paty, no me dejo en mucho tiempo, estaba con miedo a que me fuera, que dejara este plano, yo me sentía con un frío extremo, a pesar de tener varias cobijas encima de mi, tenía fuertes taquicardias, sentía un fuerte dolor en mi pecho, no se si era mi corazón palpitando fuertemente para poder producir calor, o que mi enfermedad era del corazón, de sentirme vacío por dentro, de falta de amor y múltiples decepciones, yo pensaba en ella, en todo lo que paso cuando estabamos juntos,  me miré engañado, decepcionado.

Posteriormente, empecé a sentir un profundo vacío, fue cuando deje de ver esas imágenes multicolores fosforescentes, en tonos azules, verdes, rojos, morados, blancos intensos, pero eran unas líneas profundamente delgadas, formando múltiples líneas con patrones como los que hay en las pirámides de los Mayas, de los Aztecas.

Fue entonces que todo eso desapareció y se me presenta un Águila, la cual es mi tótem, me dijo que me metiera en su cuerpo y que podría volar a donde yo lo deseara, lo intenté y lo hice, fui libre, pero después regresé, me decía que podría ir más allá y que dejaría de sufrir, que encontraría el amor que tanto he deseado, pero le dije que deseaba buscarlo abajo, que no deseaba volar más, fue entonces que deje de volar y el Chamán se me acercó, me empezó a “bajar la intensidad con sus ícaros”, en ese trance, empecé a visualizar una intensa luz, como cruzar el portal del otro mundo, el mundo de las almas que se han ido, encontré a mi tío Paco, quien hace dos años falleció, me dijo que no debería de estar ahí, que tenía que ser fuerte y que regresara, que aún no era mi tiempo de estar ahí, le pedí que si me podría mostrar quienes me han estado haciendo daño, me dijo que pronto lo sabría, que no tenía nada de que preocuparme, que estaría protegido por siempre, que hay un custodio que me ha cuidado siempre, que debo de sentirme honrado de estar protegido por espíritus del su mundo.

De pronto, desapareció, me sentí solo nuevamente, vacío, pero con la seguridad que seguiría ahí, en ese trance, fue cuando entonces, sentí la necesidad de encontrar el camino para salir, pedía ver la luz, se lo dije a Paty que me guiara, pero no me comprendió lo que le decía, me decía que tenía que estar tranquilo, que ella me estaba cuidando, después, tuve una visión para intentar regresar de donde me encontraba, luego, recuerdo que construí un portal, para poder brincar a otros mundos del universo, pero algo me impedía abrir la puerta, era mi custodio, que se transformó en una persona con la que he trabajado los últimos 5 meses, ella se llama Anna, ha sido mi guía, yo le digo que es como mi guía espiritual, me decía que para llegar al camino, encendiera una vela, para encontrar la luz, que usara mis manos para guiarme, y así es como lo hice, logré salir de ese trance.

Pasaron 6 hrs de todo este trance, aún estoy recordando lo que sucedió, intentando comprender mi vida en ese proceso.

Lo que a continuación escribiré, fueron las palabras de Matías, mi amigo que me ayudo a salir con su espíritu. Son palabras muy intensas por su contenido, son fuertes de una experiencia que compartimos juntos:

…de repente sentí que Félix se murió, y su alma se separaba de su cuerpo, le agarre la mano y le pedí que se quedara, él tomó fuerza y logró ganar su pelea, por eso vomito, revivió y pidió prender una vela, y afuera había alguien que se asomaba por la venta de arriba de la puerta, viendo si se derrotaba o moría, pero él no podía entrar porque el salón era sagrado. 

Como verán, era como si alguién estuviera deseando mi muerte, como esperando para ver si lograba su objetivo, no dudo que eso no fuera posible, por mucho tiempo, algunos han deseado verme derrotado.

A la mañana siguiente, el Chamán me dijo que le costó trabajo regresarme, que había una fuerza que deseaba que me fuera de este plano, pero que luchó contra él, luego me dijo que también llegaron unos espíritus que se pusieron a mi alrededor, le decían que me tenían que llevar, que los vió como si estuvieran alcoholizados, pero él les dijo, que estaba trabajando para mi, que no me podía tocar, que él me cuidaba, ellos le dijeron que no luchara contra ellos, pero él les dijo que podría sacarlos y que se fueran, que me dejaran en paz, que no estaba solo, y fue cuando me dejaron y ellos se fueron.

Fue realmente una experiencia inimaginable e inexplicable, todo el día del sábado, estuve con un fuerte dolor en el pecho, no tenía miedo, pero sentía que algo malo me pasaría, me faltaba una segunda noche de mi experiencia, Paty, estaba muy nerviosa todo el día, mi amiga Vanessa de Cusco, me dijo que dejara eso, que le dijera donde me encontraba y me enviaba a alguien por mi, que no lo hiciera más, pero yo tenía que seguir, tenía que ser libre, no podía fallarme a mi mismo, le dije que no  se preocupara, mientras, me preparé para todo, ya me había despedido sutílmente de algunas personas, le mandé un mensaje a ella, le dije que la arrancaría de mi vida y si no podría, me iría al otro mundo, que no podía entender su traición. Estaba yo decidido a luchar, para ser libre, para estar en paz.

Mi segunda noche

Inició a las 6 de la tarde, esta vez, estaba sólo, pero el Chamán trajo a su familia, otros Chamanes, su esposa y una Prima, un amigo de él, él sabía que sería grande esa lucha, tome una pequeña dosis, ya que Paty tenía miedo a que me volviera a ir y no regresara, pero no me hizo efecto, paso 1 hr y me dieron una dosis más fuerte, después de 1 hr, empecé a vomitar, e inicié mi lucha interna, pero antes de eso, estaba sentado, mucho tiempo dure sentado, con una mirada fija, con una tranquilidad y sentía que mi presión era demasiado baja, pues no sentía estrés, ni acelerado, estaba en una plena calma, a Paty ,e dió miedo, vino la Chamana, le dijo que estaría bien, que la medicina estaba trabajando en mi, pero pasó el tiempo y no podía vomitar, no podía hacerlo, pero tenía tenía que vomitar, había algo que me lo impedía, así que con fuerzas, empecé a vomitar y la vi a ella, fue una visión de que me estaba haciendo daño, así que pronuncié su nombre y le dije, salte de mi vida, de mi cuerpo, sal de mis pensamientos, y vomité intensamente como cinco veces, luego de eso, inicié una paz interior profunda, como si hubiera perdido algo, como si me hubiera quitado un cáncer que cercenaba mi alma. Me dolía mucho el corazón, el pecho, sentía unas fuertes agruras, como si me quemaran por dentro, era algo así como si mi cuerpo se encendiera en mi interior.

Recuerdo que me estaba dejando vencer, que ya no tenía nada que hacer aquí, era como si la estratégia de quien deseaba mi final, lo hiciera ahora de una forma pacífica, como engañarme, y estaba funcionando, volví a ver a mi familia, les empecé a pedir perdón por dejarlos, les dije que ellos estarían bien, vi todo lo que he hecho en mi vida, me sentía satisfecho, quería irme de nuevo, pero en paz, en una paz tan profunda que me dije que estaría bien, fue en eso que el Chamán Alberto, se me acercó de nuevo y me dijo que me sentara, que mi cuerpo estaba enfermo, así que me incorporé, me apoye con mis brazos atrás, el inició sus “ïcaros”, lo veía luchar con alguien, como si una fuerza poderosa deseaba mi alma, el intensificó sus cánticos, veía unos movimientos extraños, de repente, sólo voltee mi cabeza, lo miré fijamente como si yo estuviera poseído por algo, él siguió más fuertes sus ícaros, y fue de repente que inicié un camino de regreso, empecé a sentirme diferente, luego, me indicó que me sentara, lo hice, luego el, me restregaba el pecho y el abdomen, así como ya lo había hecho la noche anterior, al hacer eso, hacía unos movimientos como cuando buscamos algo en el agua, luego, tomo sus manos, las juntaba como su hubiera recogido algo, las levantaba y le soplaba, como enviarlos a otro mundo, después de unos minutos, tal como había ocurrido antes, sentí como si algo me quitara de encima, fue entonces que deje de sentir dolor, deje de sentir ese intenso frío que me hacía temblar vigorosamente para intentar traer calor a mi cuerpo.

Después de eso, todo era diferente, todo había cambiado dentro de mí, la medicina funcionó, me enseñó, me curó y me cuido.

A la mañana siguiente del domingo, platicando con el Chamán Alberto, me dijo que tuvo que luchar más fuerte anoche, que alguien intentaba acabar con mi vida que me ha estado siguiendo para acabar conmigo, que él sabía que estaría bajo la planta sagrada y que podría ser su oportunidad para acabar conmigo, pero que logró vencerlo, con la ayuda de Dios, y de su familia, que además luche con fuerza en mi interior por salir. Me dijo que fue necesario ponerme una protección a mi alrededor para que jamás me vuelva a atacar, que no podrán hacerme más daño.

Tal vez esto les parezca una locura, pero lo viví personalmente, no estoy loco, tal vez sí, por volver a intentarlo, pero deseaba buscar esa paz con la que ahora cuento.

Antes de iniciar mi viaje, hubieron varias señales que deseaban que no me fuera, al principio no iría solo, pero mi amiga no pudo acompañarme, así que me iría sólo, cambié algo mis planes, luego, justo el día que salí, amanecí con una parálisis facial, estuve a punto de cancelar mi viaje, pero decidí irme, me arriesgué y al final, fue la mejor desición de mi vida, muchas personas nobles cruzaron en mi camino, Johana, me ayudo, Vanessa, Paty, etc

Esto es lo que Paty me escribió:

Mi nombre es Patricia, fui asistente y coordinadora durante la experiencia de Ayahuasca de Félix, lo ví renacer a través de la experiencia, él es alguien que necesitaba sanar, pues cargaba algo que lo ataba y no lo dejaba fluir felizmente. Todo salió muy bien y ahora lo veo como un hombre nuevo con ganas de conquistar el mundo, pero primero debe seguir con su lucha a conquistarse él mismo, es un camino que comenzó ahora- Félix, te presento a tu nuevo yo, libre de ataduras por fin…🙂

Gracias por tomarse el tiempo de leer esta larga historia que apenas vuelve a comenzar.

2 comentarios el “Mi experiencia con la Ayahuasca

  1. Siento un gran vacío en mi corazón, me duele estar pasando por esto, quisiera ser fuerte como todos piensan, pero no lo soy, todos los días temo morir de un ataque, porque hasta siento q mi corazón es débil… Pero no soy tampoco capaz de probarla, tengo miedo.

    • Hola Alessia, no tengas miedo, sé que esto te puede ayudar, además de esto, la meditación es un proceso que te ayuda para entrar con Pachamama y la Ayahuasca. Si gustas, escríbeme y te puedo orientar. Gracias por tu mensaje.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: