A quien corresponda


Es una carta sin remitente, sin dirección, pero el destino, es para un corazón que hace tiempo no veo, es una carta que no tendrá una respuesta, o esta será incierta.

¡Hola! Como estás, perdón por interrumpir el silencio, pero tengo mucho tiempo acordándome de ti, no se como estás, dónde estás, si eres feliz o no.

Recordar: Si, te tengo muy presente en mis pensamientos, pues recuerdo perfectamente el día que te conocí, no se me olvida tu mirada, esa mirada que me cautivo. Si, recuerdo perfectamente ese café, aún puedo oler ese aroma mientras miraba tus labios, tu hermoso cabello, sí, como poder olvidar esa melodía que provocó un intenso beso.

Pero, ¿sabes? No se me olvida cada momento feliz que pasé a tu lado, como olvidar nuestra primera vez, fue algo diferente, fue muy pasional, fue intensamente hacerlo casi frente a todos, como olvidar todas esas veces que me dijiste que me querías, esas veces que me dijiste que deseabas estar a mi lado el resto de mi vida, no se me olvida cada palabra, y menos mi respuesta en mi interior, sabiendo que el destino tenía otros planes para nosotros, pero que cada minuto deberíamos de disfrutarlos, pues vida, tiempo y espacio, sólo uno tenemos.

Como olvidar, ¿o tú ya lo olvidaste? Esa vez que decidiste que podías dejarme, y que a los 10 minutos de que nos despedimos por penúltima vez, me volviste a llamar para decirme que no podías dejarme, que no podías vivir sin mi, las palabras en mi interior me volvieron a decir lo mismo, que disfrutara cada momento a tu lado, pues el destino nos tenía otros planes, así que volvimos, y ese día, decidiste que podíamos vivir juntos.

Recuerdo, sí, cada mañana amaneciendo a tu lado, abrazándote, amándote, mirando tus ojos a la luz de la mañana, contemplando tu hermoso cabello, tu cuerpo, esas líneas tan delicadas, esa piel morena tan hermosa que Dios te brindo, cada detalle de ti lo recuerdo con nostalgia y amor. Si, no se me olvida las miles de veces que cociné para ti. Que disfrutábamos comer juntos, cocinar juntos, bañarnos juntos, ver películas, ir al cine, salir de antro, viajar, hacer fotografía mil cosas más.

Nuestro primer viaje juntos, ¿lo recuerdas? A mi no se me olvida, nos fuimos a Oaxaca, como olvidar esas largas horas platicando, caminando y haciendo fotografía juntos, conversando, divirtiéndonos, si, fue un fin de semana maravilloso, ahí descubrí que podría viajar a tu lado el resto de mis días, pero esa voz en mi interior me dijo que no sería así, que el destino nos tiene reservado otros planes, mientras, debíamos de disfrutar cada instante, cada momento juntos. No se me olvida ese aroma del chocolate en el mercado, disfrutando cada sorbo, así como disfrutaba cada instante a tu lado, cada beso, cada noche de pasiones interminables, como cuando iniciamos, nunca dejamos de hacerlo, de amarnos con intensidad.

Si, lo recuerdo, nuestro viaje a Chiapas, fue un viaje de locura, viajamos hasta el fin del mundo, así es como deseaba un amor, un amor que me acompañara hasta los confines del universo, pero yo tuve la culpa de todo, pues negativamente me volví a decir que no era para siempre.

Recuerdo esa vez que fuiste a tu casa, regresaste desconsolada, triste, humillada, golpeada pues tu madre se dio cuenta que ya vivías con alguien, ya me habían investigado quién era yo, me sentí un delincuente por haber raptado a la princesa, sí, me deseaba quedar con ella, deseaba ser no sólo un príncipe azul, deseaba que fuéramos el Rey y la Reina en nuestro reinado juntos, pero sólo fuimos unos plebeyos que disfrutaban la vida y el amor.

Cómo olvidar que te abracé, te consolé y te dije que jamás estarías sola, que jamás te dejaría, ¿sabes? Quiero pedirte perdón, porque ese día te mentí, pues ahora no estamos juntos,  el destino tenía la razón.

No se me olvida que carecíamos de dinero, pero eso no era importante, y la suerte nos sonrió, no se me olvida que en un instante decidimos ir a Chihuahua, te dije que no estabas sola y tenías una familia, y que era el momento que la conocieras, que mi familia conociera a la mujer que me robó mis sueños, mi vida, mi soledad y alejo mis tristezas.

Como olvidar ese viaje juntos, donde salió esa fotografía, esa fotografía que más que lindos recuerdos, me recuerda que fue el principio del final de nuestros días felices, pues un par de meses después partiste, para no volver, debí ir por ti, pero fui un cobarde, ya después nada fue igual.

No se me olvida la primera vez que pisé tu casa, como si hubiera ido a la corte marcial, ¿notaste la diferencia de como fue en mi familia y como en la tuya? Ya no importa.

Pero tampoco olvido la exposición fotográfica que tu misma planeaste, y te falle, pues cuando hiciste la tuya, ya lleno de trabajo, no puede apoyarte con mi presencia, lo lamento mucho. Todo eso fue dañando nuestros sueños de libertad y amor.

26 de Mayo de 2014, un día lleno de tristeza mezclada con felicidad, algo muy extraño, pues fue el día que murió mi tío, un tío que amaba tanto como amo a mis padres, era otro padre para mi, y ese mismo día el estaría junto con mis padres recibiendo nuestro premio de fotografía, no se me olvida que siempre estuviste a mi lado, no puedo olvidar ese día.

Recuerdo que días después fuimos a la exposición de Chapultepec, donde pondrían esa fotografía, pero veo que tu mirada de tristeza ya empezaba a marcar tu rostro, y ahora se que fue lo que paso.

Te agradezco cada instante de tu vida a mi lado, no se me olvida cada letra y palabra que he escrito para decir como te amo, como te extraño, pero soy un patán, me encargue de destruir todo lo que teníamos, pues así como te escribí de amor, te escribí con rencor lastimando no sólo tu corazón, también tu alma, destruí a la mujer que amaba, pero después regresamos, volvimos a hacer el amor, ahí en ese estacionamiento de galerías, ese 15 de febrero del 2015, no se me olvida, pero jamás fue igual, estoy borrando todos esos malos momentos de mi vida y sólo recordando los momentos difíciles y tristes, pues sólo deseo recordar lo que aquí está escrito.

En verdad te agradezco cada minuto que me cuidaste en mi accidente cuando me fracturé la espalda, no se me olvida que era como un niño, que ni si quiera era capaz ni de limpiarse, no se me olvida que eso me hizo sentir amado. Pero todo eso se acabo. Hoy te escribo estas lineas para decirte que todo termino para mi, el día que dije que te dije que te fueras, y me ha dolido el alma, el espíritu y todo mi cuerpo, el dolor de mi espalda no es nada a lo que siente mi corazón, un dolor que poco a poco va saliendo de mi pecho, intentando regresar el tiempo, y cambiar la historia, pero me di cuenta que el tiempo perdido jamás se recupera. Se que te lo dije, por que así como fue un principio lleno de amor, paz, libertad, fue después unos meses que día a día me sentía más sólo, sin pesar que tu estabas conmigo, pero era como no estar. Ya se me olvido cada palabra que me ofendió de ti.

Perdón por escribirte tanto, pero a pesar de haber vivido poco tiempo, es como haber estado la eternidad juntos, se que nos falto viajar y volver a amanecer juntos, estuvimos a punto de casarnos, tu me lo pediste, y un error, cambió el destino, hubo una segunda oportunidad y decidiste que no. Aún recuerdo ese anillo de compromiso que jamás estuvo en tu mano. Estoy seguro que nos falto viajar, amanecer abrazados como cuando empezamos a vivir juntos, pero eso, ya es el pasado.

Nos lastimamos uno al otro, pero para ti, sólo hay un culpable, y tienes razón, soy yo. Volví a ser un patán, soy como un globo que guarda cada mal momento y un día explota, y empiezo a soltar todo mi enojo, pero es algo que no volverá a suceder, pues cada vez que deba decir algo, lo diré y jamás lo guardaré.

Te deseo lo mejor, y espero que encuentres el amor de tu vida, yo lo había encontrado, y lo dejé ir, y no creo que en muchos años, encuentre el mío, por lo que veo, fue fácil olvidarme para ti.

Hasta pronto, seguro nos volveremos a ver en otra vida.

Con amor y cariño,

Félix de Jesús Ayala Aguirre.

P.D.: Espero que todo esto haya sido una pesadilla y volver a ver tus ojos de nuevo, sólo los puedo ver en una de tantas miles de fotografías que te tome. Gracias por haberme brindado tu tiempo y espacio.

Tu comentario es importante y me ayuda a seguir adelante, te agradecería pongas un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: