Mi Amada

Ya no sabe usted, mi Amada, lo que extrañar es,
Pues yo día a día si lo´se, la extraño y sé que la quiero llamar a usted,
Pero usted, mi hermosa y querida Amada, construyo un muro entre usted y yo,

No sabe usted, mi dulce Amada, las noches sin dormir que pasé sin usted, aún estando usted, los días sin pensar, estando usted y no estando usted, mis desvelos siempre son usted, mis deshanelos siempre son usted, usted mi vida, dejo de ser mi vida.

Hoy vivo esperando el camino de la muerte, pues mi vida se acaba, mi vida dejo de ser vida, cuando parte de mi vida partió, y cuando mi vida que partió, no se dio cuenta que era parte de mi vida y sería yo parte de su vida, pero que le vamos a hacer, sí a veces así es la vida, la pasamos sin saber que es la vida y la recordamos cuando la muerte nos acecha por la vida y sabemos que nuestra vida dejará pronto de ser nuestra vida por que la muerte se apoderará de ella, así como nos apoderamos un día de nuestra vida, de la vida de un amor, un amor que dejo de ser la vida.

Usted sabe siempre, que hablo metafóricamente, así como usted me decía que me amaba, así yo digo que la muerte ahora me anda buscando para amarme.

Pero no se aflija usted, mi Amada, que si usted y yo debémos vida, seguramente nos encontraremos en otra vida, donde sólo mi vida, será usted y yo.

Así es mi dulce Amada y lejana vida, si, usted, mi Amada, que la vida se acaba un día, como el amor entre usted y yo se acabo, el amor de usted fue el que se acabo un día, si, mi vida, por que mi amor por usted, aún está vigente. Que le vamos a hacer, si el culpable siempre fui yo para usted, usted siempre ha sido mi víctima, una víctima de mi vida, pero no sabe usted, que realmente la víctima fui yo.

YHLO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: