19 de Abril 2016

—-

El 19 de abril del 2013 te conocí, ese día creí que habría encontrado a la mujer que amaría el resto de mi vida, hoy me doy cuenta que amé a la mujer que acabaría con mi vida, el 19 de abril de este año, si 2016, lo recordaras como el día en que me fui a explorar el otro universo alterno, en el mismo lugar que te conocí, así, dejaré mi marca de sangre, donde se fue el hombre que amo a la mujer que lo traiciono. Ahí, justo en la misma mesa, dejaré los anillos que eran para jurarte mi amor eterno, algo que realmente no estuviste dispuesta a hacer, y dejaré esa cámara con la que fui a conocerte, los lentes, pues esos ya no existen.

En algunos años, será una historia vieja, mi lugar estará vació, o se contaran leyendas de lo que ahí sucedió, hasta que derrumben esa casa. Habitaré como un fantasma.

Ya sabré si mis días serán fríos y obscuros, si el sol jamás brillará, o viviré en el infierno o el cielo, esa forma poética de engañarnos.

Escribiré algo poético para ese día, algo que se recuerde por siempre, no será un Romeo y Julieta, solo seré yo.

Deseo que el otro universo sea diferente a éste, y espero no encontrarte de nuevo en él, no deseo volver a sufrir a tú lado, ni deseo volver a encontrarte jamás, pues seguro estoy de volverme a enamorar de ti y espero no caer en el infierno, por que sin duda, ahí te volveré a ver. Supongo que existe la reencarnación, ojalá que entre tu y yo, existan 200 años de diferencia, para asegurar mi destino siguiente y no volver a caer en tus brazos jamás. Por que hoy mismo, estaría perdido de nuevo.

Dicen que existe el cielo, la tierra y el infierno, hasta ahora no he visto el infierno, pero el solo hecho de conocerte, me doy cuenta que si existe. Son las formas poéticas de engañar nuestras mentes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: